La naturaleza ofrece fenómenos naturales que dejan mucho margen a la imaginación. Quizá hayas oído alguna vez de el espectro de Brocken, un efecto óptico propio de películas en torno al cual han aparecido centenares de teorías y fábulas. La imagen es siempre hermosa e inquietante a la vez. La razón de su aparición no son más que condiciones naturales que general leyendas varias que te queremos contar en este primer día del año.

Hay que irse primero al origen del nombre de el espectro de Brocken. Surgió hace 250 años cuando el alemán Johann Silberschlag  observó a los pies del monte Brocken, en Alemania, una enorme figura humana, gigantesca, que hacía sombra a grandes extensiones de terreno. La imagen de este espectro se compone de una imagen con forma humana y una preciosa e inquietante aura irisada que rodea la silueta. Sus estudios dieron lugar a un fenómeno natural que aparece en todo el mundo.

La cabeza de la figura es a menudo rodeada por los brillantes anillos parecidos a las aureolas de una gloria. Son anillos de luz coloreada que aparecen directamente frente al sol cuando la luz solar se refleja. Normalmente a causa de una nube de gotitas de agua de tamaño uniforme. El efecto está causado por la difracción de la luz visible.

El espectro de Brocken es puro de montaña. Se muestra en presencia de niebla o bruma, durante un día soleado cuando el sol brilla desde detrás de la persona que lo observa. El efecto se genera porque la luz incidente proyecta la sombra de la persona (u objeto) hacia delante a través de la niebla. Debido a la perspectiva, la figura suele adquirir una forma puntiaguda o triangular.  Su efecto óptico es lo más espectacular. La imagen en sí es falsa.

Autores y pensadores teorizan sobre el espectro de Brocken. 

El monte Brocken ha sido inspiración para Goethe, Charles Dickens o Lewis Carrol. Además fue acorazado y utilizado como punto de espionaje y control político durante la segunda Guerra Mundial. A día de hoy ya no queda más que la huella de su pasado político. . Visitar el monte Brocken (y ver el espectro de Brocken con nuestros propios ojos) sigue siendo una experiencia casi espiritual.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
Go top